Las Lunas y el aprendizaje emocional

Las emociones están con nosotros desde que nacemos, todos somos seres emocionales, y sin embargo, poco sabemos acerca de ellas, y menos todavía acerca de cómo evitar que se conviertan en un enemigo interior. Ninguno de nosotros “elegimos” nuestras emociones, nadie elige estar furioso, o triste, verdad? Ni siquiera alegres! Si pudiéramos elegir, otra sería la historia! Las emociones aparecen, sin que podamos controlarlas, y nos impulsan a alguna acción. Por ejemplo el miedo, puede llevarnos a paralizarnos. O a huir.

Ahora bien, la sabiduría emocional consiste en darnos cuenta de que si bien no podemos elegir nuestras emociones, sí podemos elegir nuestras acciones, o sea, cómo respondemos a ellas. Aquí reside el “aprendizaje emocional”: saber más acerca de nuestro mundo emocional, para ser capaces de captar los mensajes que las emociones nos dan, sin dejar que nos controlen.

“Quienes llegan a las puertas del Cielo no son seres que carecen de pasiones o que las han reprimido, sino aquellos que han cultivado una comprensión de ellas”, dijo William Blake.

evening-959027_960_720La astrología nos da una excelente herramienta para el aprendizaje emocional, en el signo de nuestra LUNA. Al ser la Luna el “YO EMOCIONAL”, nos da la forma en la que tendemos a reaccionar desde lo más visceral. Cada Luna tiene un mecanismo que se convierte en nuestra trampa emocional, si lo dejamos en las sombras y no lo llevamos a la consciencia.

Aquí los mecanismos de cada Luna, en los que no tenemos que caer, brevemente explicados, y el aprendizaje que cada una debe hacer para trascenderlos, llegando a la maestría emocional.

LUNA en ARIES: emocionalmente reaccionan tomando la iniciativa, mandando, compitiendo, y buscando controlar la situación, y a veces, a las personas. Se enojan fácilmente y lo expresan, llegando a herir a los demás sin darse cuenta. Deben aprender la empatía, la paciencia y la consideración por otros.

LUNA en TAURO: se aferran a objetos y situaciones, temen y evitan el cambio, y se refugian en los placeres ligados a los sentidos, como la comida por ejemplo. Deben aprender a dejar ir, a cambiar.

LUNA en GEMINIS: les cuesta conectarse con sus emociones, por eso racionalizan y explican los sentimientos, haciendo que parezcan ideas y teorias. El aprendizaje pasa por conectarse con las emociones y demostrarlas sin explicarlas.

LUNA en CANCER: se refugian en relaciones de dependencia emocional, se encierran en su propio mundo, y se ponen inseguros e hipersusceptibles. Tienen que aprender a ser independientes emocionalmente, quererse a sí mismos y no depender.

LUNA en LEO: buscan seguridad actuando en forma “principesca”, mostrándose, dándose importancia desmedida, y ofendiéndose si no le dan la atención que quiere. El aprendizaje es no tomarselo todo en forma personal y  tolerar la critica justificada.

LUNA en VIRGO: ordenan, se ponen hiper detallistas y analíticos, criticos y exigentes, consigo mismos y con los demás. Tienen que aprender a relajar, disfrutar, reirse de si mismos cuando se ponen muy perfeccionistas

LUNA en LIBRA: buscan preservar la armonía a toda costa y evitan el conflicto con el otro complaciendo, pero luego se sienten frustrados. Su aprendizaje es ser espontáneos, decir y pedir lo que sienten, decidir y ser frontales, aun cuando no todos estén de acuerdo

LUNA en ESCORPIO: se refugian en su mundo interior, se ponen melancólicos, y buscan controlarlo todo. Su aprendizaje emocional pasa por no caer en el encierro emocional y evitar las actitudes de autoboicot

LUNA en SAGITARIO: minimizan los problemas, idealizan situaciones o huyen de los conflictos, manteniendo una actitud despreocupada que luego se les da vuelta cuando ya no pueden seguir negando lo que pasa. Para ellos aprender es poder ver las cosas como son, ser sinceros emocionalmente, y asumir los problemas

LUNA en CAPRICORNIO: buscan arreglárselas solos y cumplir con su deber, asumiendo demasiadas cargas, presiones y responsabilidades, que se autoimponen. Esto los hace sentirse solos y poco comprendidos. Tienen que aprender a mostrar sus sentimientos y a pedir ayuda, y conectarse con la gratitud.

LUNA en ACUARIO: se desapegan y ven las cosas de afuera, “objetivamente”, adoptando una actitud abierta, sociable pero impersonal, poco íntima. Su lección a aprender es dejar entrar la intensidad emocional a su vida y conectarse más íntimamente.

LUNA en PISCIS: se sienten víctimas, se ponen hipersensibles e introvertidos y pueden optar por el escapismo cuando no saben manejar bien las energías emocionales. Deben aprender a tomar el protagonismo, dejando de culpar a otros o a factores externos.

Que el despertar de una mayor consciencia lunar nos ayude a tener una mejor salud tanto física como emocional, y mejores relaciones!

 

Acerca de Maria Lujan Brinzoni

Coach y astróloga, además de ingeniera, descubrí el valor de la astrología como guía en mi propio camino, y hoy disfruto compartiéndolo con otras personas! Ofrezco consultas individuales, talleres grupales y cursos.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s